31 de enero de 2008

Descubren por casualidad un método para revertir la pérdida de memoria

Científicos canadienses han descubierto por accidente un mecanismo que podría desentrañar los misterios del funcionamiento de la memoria y ayudar en el tratamiento de algunas enfermedades, reveló un estudio divulgado ayer por la revista Annals of Neurology.

El descubrimiento ocurrió cuando los científicos hacían una exploración quirúrgica en el cerebro de un hombre de 50 años en un intento por reducirle el apetito y neutralizar su creciente obesidad. Para ello utilizaban una técnica ya exitosa de «estimulación cerebral profunda» en la que se insertan electrodos y se estimulan ciertos sectores mediante una pequeña carga eléctrica.

Esta estimulación cerebral se aplica desde hace más de diez años para tratar una amplia gama de trastornos, incluyendo la depresión, el mal de Parkinson y otros asociados al movimiento físico involuntario. Pero, en vez de perder el apetito, el hombre recordó con amplitud de detalles de sucesos ocurridos hace 30 años y las pruebas posteriores demostraron que había aumentado de forma considerable su capacidad de aprendizaje.

Electroestimulación cerebral profunda

Según los científicos del Toronto Western Hospital, de Ontario (Canadá), la técnica ya se está aplicando en el tratamiento de pacientes del mal de Alzheimer, una enfermedad neurológica progresiva e incurable. Según Andrés Lozano, profesor de neurocirugía del hospital, "esta es la primera vez que se logra aumentar el proceso de la memoria de una persona a la que se han insertado electrodos en el cerebro".

El facultativo admitió que el aumento de la capacidad de memoria del hombre «tomó por sorpresa totalmente» a los médicos que participaban en la operación. Añadió que hasta ese momento habían fallado todos los otros esfuerzos por reducir su apetito y que la única opción que quedaba era hacer una incursión en su cerebro.

En momentos en que se llevaba a cabo el proceso en la zona del hipotálamo vinculada con la sensación del hambre, el hombre repentinamente les informó de que los recuerdos se le agolpaban. Según Lozano, el hombre, que no ha sido identificado, manifestó que recordaba un parque y amigos de cuando tenía unos 20 años. Además, esos recuerdos se hacían más claros en la proporción en que aumentaban los estímulos.

El hombre reconoció a la amiga de esa época en una escena de colores definidos claramente y la ropa que llevaba la gente, aun cuando no logró descifrar lo que decían, según relatan los científicos en la revista. Los neurólogos continuaron haciendo pruebas con la capacidad de aprendizaje del hombre y después de tres semanas de estimulación en el hipotálamo determinaron que ésta había aumentado de forma considerable.

Para los científicos canadienses fue una sorpresa por cuanto el hipotálamo no está directamente vinculado con el proceso de la memoria. Según indicaron en su informe, los contactos que produjeron un mayor aumento de la memoria ocurrieron en una estructura cerebral llamada fornix, que transmite las señales al sistema límbico, vinculado particularmente a las emociones.

Más información: The Independent (Science section)

1 comentario:

Zadala dijo...

Si te digo yo que los descubrimientos así grandes se hacen por error. Años y años de preparación e investigación para que unos neurocirujanos cometan una equivocación (si es que lo fue) y pase esto...
Aunque tambien hay que controlar eso, no vaya a volverse el tipo chiflado por toda los recuerdos que de repente le están rebosando en la memoria.
Además, ¿y los recuerdos dolorosos? ¿Podrían conseguir activar sólo determinados recuerdos, o eso no puede saber a qué área cerebral corresponde?

Sabes, estoy con una crisis pre-1º Medicina xD pero bueno, yo no tengo la culpa de que me encanten las letras.
¡Un saludo!