20 de marzo de 2009

Ya hay que echarle cojones, ya.

Un neurocirujano sufrió un infarto mientras llevaba a cabo una operación delicada en un hospital de Nápoles, en el sur de Italia, pero prosiguió hasta terminar la intervención quirúrgica.

"No podía retirarme en un momento delicado, que no me llamen héroe, sólo hice mi deber", dijo el médico Claudio Vitale, de 59 años, a la prensa local.

Vitale sufrió el infarto el lunes pasado mientras operaba a un anciano enfermo de tumor cerebral. Sus colegas de quirófano se dieron cuenta de lo que ocurría y lo invitaron a retirarse, pero solo aceptó que se le sacara sangre para analizarla.

El análisis confirmó que Vitale estaba sufriendo un infarto, pero, sin tomar en consideración el resultado, siguió operando. Media hora después de haber terminado la intervención, Vitale fue operado por una coronaria obstruida.

PD: Por muchos cojones que tenga este hombre, me parece bastante temerario. Pero hay que reconocerle el tremendo mérito.