8 de abril de 2008

La Hemeroteca (o cómo hay personas que se dicen y se contradicen)

Todos sabemos que en múltiples ocasiones los populares no han condenado el régimen de Franco. Igualmente sabemos que las hemerotecas desmienten a Esperanza Aguirre cuando dice que: en el PP “no existe homofobia”.

“No me resigno a que nos arrinconen y nos hagan aparecer como enemigos de los homosexuales, cuando no tenemos ninguna tacha de homofobia en nuestra historia”dice Aguirre. Esto lo indicó en el día de ayer, tras lamentar que los socialistas hayan conseguido que el PP aparezca ante la opinión pública como un partido antipático.

Aguirre aseguró que tampoco se resigna a que se presente al PP como un “un partido antiguo y retrógrado”, cuando, según la presidenta de la Comunidad de Madrid, el Partido Popular es la única opción política “abierta, moderna, que no tiene hipotecas con su pasado (…), ni tampoco la menor concomitancia con el franquismo”.

Para la presidente regional, el PP tiene una imagen tan negativa debida a las “las trampas (¿?) ideológicas” -como la ley de la Memoria Histórica y la Ley del matrimonio homosexual- que ha diseñado el PSOE para “arrinconar” a los populares.

El problema es que la hemeroteca está plagada de múltiples ejemplos que contradicen la visión defendida por la íder (o "lideresa") del PP y que demuestran que su partido no es precisamente una opción política “abierta” o “moderna”.

La placidez de Oreja:
"¿Por qué voy a tener que condenar yo el franquismo si hubo muchas familias que lo vivieron con normalidad y naturalidad? Era una situación de extraordinaria placidez”, expuso el pasado mes de noviembre Jaime Mayor Oreja, ex ministro del Interior en la era Aznar y eurodiputado.

Cañete y la estatua de Franco:
Un año antes, en agosto de 2006, Arias Cañete –quejándose da la ineficacia hostelera de los inmigrantes, nostálgico de "aquellos camareros que teníamos, a los que les pedíamos un cortado, una tostada con crema, una con manteca colorada, de cerdo, una de boquerones en vinagre y te lo traía todo con una enorme eficacia”-, acusó al PSOE de “radical” y de “acabar con símbolos que son parte de nuestra historia” a raíz de la retirada de la estatua ecuestre de Franco que se mantenía en una de las calles más céntricas de Madrid.

Medalla de oro al Caudillo:
Es complicado negar que el Partido Popular –fundado por Manuel Fraga Iribarne, ex ministro de Información y Turismo y vicepresidente y ministro de Gobernación del régimen fascista- no tenga ningún tipo de “concomitancia” con el franquismo si, tal y como ocurrió en El Puerto de Santa María (Cádiz), el Partido Popular se opone radicalmente a que se retire una medalla de oro que se concedió en 1962 al Caudillo de España por la gracia de Dios.

“Existe homofobia”
Pero aún más difícil de demostrar es que el PP “no tenga ninguna tacha de homofobia” en su historia. Que el Partido Popular sea una formación amiga de los gays es una versión que desmiente el propio Javier Gómez, responsable del grupo de gays y lesbianas del PP. “En algunos sectores del partido existe homofobia”, reconoció Gómez al diario 20 minutos en noviembre de 2006.

Bodas-orgía:
Homofobia que encarnan personajes como Dimas Cuevas, candidato del PP al Senado por la provincia de Albacete, quien en diferentes artículos de opinión manifestaba que lo normal es que las bodas entre homosexuales “acaben en orgía”.

El menú de Dimas:
Entre otras lindezas, Dimas también apuntaba que los banquetes de las “bodas lesbianas tendrán que incluir diversas variedades de tortillas, y de postre bollitos con nata; y los convites para homosexuales serán a base de quimbos, perritos calientes y plátanos al horno”.

[Fuente: Leído en ElPlural]