1 de marzo de 2008

Ciencia (de andar por casa)

Recientes estudios científicos de la Universidad de Boston han (por fin) desvelado los curiosos entresijos de la mala suerte.

Este experimento puede llevarse a cabo en casa, bajo la supervisión de un científico de Harvard. Se requiere, básicamente, lo mismo que para cualquier experimento de esta índole: una mente altamente científica, ausencia total de prejuicios, de superchería y de ideas preconcebidas, etc.

Es decir, nada de tonterías, pura ciencia. Comencemos con nuestro experimento..

Ingredientes: (la primera en la frente, en fin.)

1. Gato; animal doméstico; silenciosos, misteriosos y siniestros por naturaleza. Su compañía solía (con razón) asociarse a brujas. De hecho, en la Edad Media se creía que si el gato era negro, se trataba en realidad, de una bruja transformada. La mala suerte está garantizada si se cruza uno en tu camino. Hoy en día, la ciencia ha avanzado mucho y conocemos que si un gato negro te mira directamente a los ojos, morirás antes de la media noche.

2. Tostada; porción de pan dorada al fuego hasta hacerla crujiente. Suele consumirse en desayunos, tanto continentales como ingleses. Aparentemente un alimento inofensivo. No obstante, si se unta con mermelada se convertirá en un electro-imán de mala suerte.

Conjugando ambas fuerzas negativas se consigue un resultado increíblemente poderoso, la anulación de las leyes de la física:


En efecto, la mala suerte existe (y me persigue). Se trata, de un descubrimiento asombroso que ha hecho estallar la polémica en los círculos académicos más prestigiosos del globo. Ahora que sabemos que las supersticiones no son sólo supersticiones... ¿deberíamos llamar a Paco Porras, Doctor D. Francisco de Porras?

Modificado de Melasudas, un sitio muy "peculiar".

6 comentarios:

Pako dijo...

Copier!! xD

Dr. Abenza dijo...

Copier no!! Tomar prestado de tu blog, Pako! (encima que te cito y todo... )

Estáís muy locos, tanto tú como Ryushi y Viti. Pero sois geniales. Además, al igual que en DoritoQuemao, los comentarios llegan a superar la genialidad de los posts!

Saludos de Petre2, "melasuders"

Mohammed dijo...

Yo he querido repetir el mismo experimento para verificar, pero al no disponer de gato, lo hice atando una tostada gigante a un leon. Y lo resultados han sido insuperables: heridas de incesivos y arañazos que alcanzaron los husos, fracturas oseas por mordiscos de una potente mandibula, muchas migas de pan desparramadas por todo el salón y un león cabreado que se ha adueñado de mi casa dejandome confinado en mi habitación del pánico desde donde escribo en este momento.En cuanto el leon se muera de hambre tendras más noticias mías.

Dr. Abenza dijo...

O sea que unas dos semanas...
siempre y cuando el león no sea omnívoro y no le guste comerse los sillones, claro.

Pako dijo...

Tomer-prested!! xD

Dr. Abenza dijo...

Ahí, ahí!! jajaja
Ya nos vamos entendiendo ;)