22 de noviembre de 2010

Leas lo que leas, usa la cabeza

(...) Como analizaron Smith y Pell en un artículo que supuso un hito en apelar al sentido común, se comenta que el uso del paracaídas no está avalado por estudios doble ciego (…) que la intervención del uso del paracaídas puede tener un sesgo de selección: un mayor porcentaje de enfermos psiquiátricos saltaría sin paracaídas (…) que una búsqueda exhaustiva de estudios comparativos no arrojó ningún resultado positivo, y que puede haber presiones del complejo militar-industrial a favor del empleo del paracaídas, para llegar a las siguientes conclusiones: “Solo quedan 2 opciones. La primera es que, en circunstancias excepcionales, se podría aplicar el sentido común al considerar los posibles riesgos y beneficios de las intervenciones. La segunda, continuar la búsqueda del santo grial de hacer exclusivamente intervenciones basadas en la evidencia e impedir el uso del paracaídas fuera del contexto de un ensayo clínico correctamente ejecutado. (…) que los fanáticos (…) que critican el uso de intervenciones carentes de este aval" -un ECA- "demuestren su compromiso ofreciéndose voluntarios para un estudio doble ciego, de asignación aleatoria, controlado con placebo y cruzado, tal y como se propone en la ilustración de mi hijo.


(…) El problema que plantea este artículo es todo menos cómico. En la misma línea, Potts y cols. Relatan que la OMS salvó tres millones de vidas incorporando la rehidratación oral para el tratamiento de la diarrea antes de disponer de estudios comparativos, y que se han contagiado del VIH muchas personas por aplazar durante unos años la recomendación de la circuncisión masculina por falta de evidencia suficiente (…)


---
Aquí la fuente. No estoy del todo de acuerdo con lo expresado en este fragmento pero me han gustado el tono y el mensaje del artículo.