29 de marzo de 2010

¡¡Ya llega!!

Qué poquito falta para desfilar por las calles de mi pueblo: luminaria en mano, caramelos en la saca, el trono sobre el hombro.

Paso marcial. Esfuerzo sobrehumano para no engancharse en el cableado, para no irse abajo en las empinadas cuestas del casco viejo.

Y Nuestro Padre Jesús El Nazareno inspirando a cuantos lo miran, lo sostienen, lo ensalzan.

Para quien no conozca la Semana Santa de mi pueblo, Lorquí, os dejo este enlace: