23 de abril de 2010

Dos joyas en castellano

Hoy es el Día Internacional del Libro.
En un país con tan baja tasa de lectura -pese a que las ventas siguen siendo (sorprendentemente) altas-, este día no es sino un mero reclamo publicitario más. Sólo hay que ver la que tienen montada cada año en Barcelona con Sant Jordi, las rosas y demás parafernalia.

Lo único bueno de este día de fiesta para todos los lectores es que no es "festivo", sino laboral; esto hace que la gente participe más en el "rito": sales a la calle, compras un libro (+/- una flor), te tomas algo por ahí y vas al trabajo con otro ánimo. Y no te vas a la playa o al centro comercial, o lo que quiera que hagas en un día festivo corriente y moliente.

A mi me gusta este día. Y me gusta en Murcia, donde no se hacen grandes 'festejos' culturales pero, como contra-prestación, es una ciudad que invita a tomar las calles y disfrutar de las plazas y jardines, del olor a azahar y del sabor y el color de las tapas típicas (regadas con cerveza Estrella Levante, claro).

Os voy a sugerir un par de libros y ya me despido, que se me hace tarde:

El hereje, de Miguel Delibes

...........
En cuanto pueda, os respondo al post anterior. Hoy tengo cena con los compañeros del MIR; mañana, a la huerta; y el domingo, comida benéfica por Haití. Nos leemos el lunes. Buen fin de semana ;)

2 comentarios:

Robin Jud dijo...

Me alegro de tu actualización. Mucho, mucho.

En cuanto a Delibes, qué decirte. "La soledad de los números primos" creo que tendré que comprarlo porque está item not found.

Enjoy your weekend, sir. Con libro y por las calles. Y si alguien te regala una rosa... Pues olé también.

J.A.C. dijo...

He pasado un fin de semana intensísimo!

El libro de Giordano está muy bien, tiene un enfoque (pseudo)científico de las relaciones humanas. El hombre es físico y eso se nota en la forma de redactar (narrativa circular; y trama elíptica en algunos pasajes). A mucha gente no le ha gustado porque es "raro de cojones" pero a mi me gustó mucho; igual me pasó con "El antídoto de la melancolía", de Piero Meldini, que años más tarde me serviría de germen para un poema.

;)