21 de septiembre de 2011

So many times...

Tantas veces me digo que tengo que volver al blog que creo ya ha perdido sentido la frase. No es que no quiera volver, en absoluto, es que me vencen la ingente cantidad de tareas pendientes y, sobre todo, la maldita vena procastinadora.

Agosto pasó raudo y veloz como ocurre con los tordos que sobrevuelan mi tejado en las tardes de penumbra. El mes de rotación en Cardiología me deparó muchas sorpresas pero debo destacar el hecho de haber conocido a un adjunto "diferente" (dejémoslo ahí). Un gran clínico que, con su fama de "ogro", no pudo tener más y mejor predisposición docente y buen trato humano y científico para con los dos residentes que estuvimos con él, hasta el punto de hacerle llegar antes de la hora y hacerle salir más tarde que de costumbre, asediándolo a preguntas y revisando no ya los temas que él quería, sino los que nosotros considerábamos útiles para un Médico de Familia. Por otro lado, la sorpresa mayúscula fue el hecho de desterrar todas las fobias, prejuicios y manías que tenía con la Cardiología: mi bestia negra desde tiempos inmemoriales. Me llevo un buen recuerdo y un grato sabor tanto de la planta como del personal. Un abrazo, Paco.

Las guardias de agosto fueron insufribles, para variar, por la escasez de personal y porque la crisis hace mella en las vacaciones: la ciudad de Murcia no ha estado vacía este verano y la dilación a la hora de dar cita en los centros de salud (martilleados por los recortes: doblando consultas y sin contratar sustitutos) se tradujo en una mayor frecuentación de los servicios de Urgencias. Este fue también el mes de mi primera guardia de UME (061). Pero no hay nada que contar porque me echaron nada más llegar y no pude hacer la guardia.

Septiembre es el mes en que los aviones que pueblan los nidos de mi patio comienzan a  no volver, siendo sustituidos por los helicópteros de la Guardia Civil que recorren la ribera del río en busca de "manchas verdes". Este mes estoy rotando en "mi segunda casa", siendo la primera el centro de salud (of course). Estoy en Urgencias (¡cómo no!) y los primeros 15 días era el único residente del servicio. He estado en "las camas" (SOU) y he tenido el placer de trabajar con (y aprender de) muchos de los adjuntos con los que hacemos las guardias, así como con los "adjuntillos" que terminaron la especialidad en mayo. De todos ellos quisiera destacar a uno, no por ser el mejor (no me compete a mi entregar títulos de mejores y peores compañeros), sino porque se va del servicio y lo voy a echar mucho de menos: mi muy apreciado Eduardo Izquierdo.
En "las camas" he realizado mi primera paracentesis, que ya era hora; he atendido a vecinos de mi pueblo que llegaban 'cascados' y asustados (qué bueno es ver una cara conocida), a pacientes de mi cupo del centro de salud, a otros que ya he atendido con anterioridad en urgencias, a gente muy variada. Está siendo una rotación muy provechosa y. además, la segunda quincena del mes me acompaña un co-erre que, aparte de buena persona, es compañero del centro de salud (puerta con puerta). 

De las guardias de septiembre hay mucho que contar pero ni es tan interesante desde el punto de vista literario ni es el lugar para ello. Sólo destacar dos o tres cosas. Una, que me han encasquetado todas las guardias del mes en una quincena, y además venía de hacer dos guardias en los últimos 4 días de agosto; en total, 7 guardias en 20 días (copón, copín y copete...). Eso sí, esta segunda quincena, sin ninguna guardia a la vista, me permitirá adelantar la reforma del piso que compré en diciembre, estudiar un poco más de lo que venía estudiando, actualizar el blog, volver a ver a gente a la que ya echaba de menos y, entre unas cosas y otras, DESCANSAR. Otra de las cosas a destacar es que mi querida "G" y yo hemos encontrado un caso muy interesante para el próximo congreso regional de MFyC. Y ya para terminar, las guardias de este mes me han permitido refrescar el manejo de algunas patologías y algunas técnicas qeu había olvidado parcialmente y eso siempre es estimulante. También he podido conocer a muchos de los R1 con los que aún no había coincidido y hacer de humilde "maestro", ayudando en lo que se puede. Y la tercera cosa que quería resaltar, mi segunda guardia de UME que en realidad fue la primera y estuvo genial. Una experiencia más.

Que estoy muy agustico, en resumen, y que espero que todos estéis bien. Sois ya muchos los que me habéis pedido que no de carpetazo al blog y por vosotros, aunque también por mi salud mental (bendita terapia literaria), prometo volver a la de ya  ;)

2 comentarios:

Ter0n dijo...

Weno, a ver si consigues actualizar un poco más a menudo. Seguro que a tus adjuntos les gusta la idea. Salu2!

J.Abenza dijo...

Saludos, Teron.